Mapas Mentales en la Planeación Estratégica

Mapas Mentales en la Planeación Estratégica - gerencia - alta direccion - benchmarking - lluvia de ideas - bsc

Las exigencias de la vida moderna, dinámica, competitiva y llena de información, han dirigido a la sociedad en general, y a los corporativos, en particular; a buscar nuevos modelos, técnicas y sistemas que permitan una planeación de sus actividades de forma estratégica y eficiente.


En este contexto surgen los Mapas Mentales, bajo un concepto que parte de la premisa de que todos actuamos conforme a nuestros modelos y criterios de pensamiento, y representamos lo que percibimos creando nuestros propios modelos, ideas y asociaciones de imágenes que nos faciliten "acceder", dentro de nuestra memoria, a una información específica.
Los mapas metales son una herramienta que permite la memorización, organización y representación de la información con el fin de facilitar los procesos de aprendizaje, administración y planeación organizacional, así como la toma de decisiones. Los mapas mentales fueron desarrollados por el psicólogo inglés Tony Buzan, quien actualmente es considerado el Padre de los Mapas Mentales y es el más reconocido experto, a nivel mundial, en el campo de la inteligencia. Buzan desarrolló esta técnica con el fin de ayudar a los estudiantes a tomar notas, basándose únicamente en palabras clave e imágenes.
Buzan define los mapas metales como una representación gráfica, similar a una neurona; de un tema, proyecto, idea, conferencia, o cualquier otra cuestión. El Mapa Mental combina palabras clave, dibujos y colores; y establece conexiones entre ellas. Esta técnica se genera mediante la asociación de ideas, pues una vez ubicada la idea central, se desprenden de ella ramificaciones correspondientes a las ideas que se relacionan con la idea principal. Dichas ramificaciones muestran los distintos aspectos, dimensiones o variables de un mismo tema.


En la planeación estratégica, un Mapa Mental nos puede ayudar a representar gráficamente todas las actividades tendientes a la realización de un objetivo, mostrándonos, además, “microactividades” que se desprenden de cada actividad. Sin embargo, esta técnica de planeación va más allá, pues además de que permite entender más fácil un concepto por medio de la visualización, nos posibilita familiarizarnos con éste de forma más efectiva, de tal forma que ninguna de las variables relacionadas con la idea central escapen de nuestro control. Según el sociólogo mexicano Antonio Emmanuel Berthier, “esto ocurre gracias a que la actividad lógica y racional controlada por nuestro hemisferio izquierdo se ve complementada por la capacidad creativa y la disposición emocional hacia los objetos, reguladas por el hemisferio derecho”.
En la planeación por objetivos, los mapas mentales nos permiten organizar la información relevante y ubicar las necesidades que debemos satisfacer, así como los recursos con que contamos. Además, nos ayuda a ser proactivos en vez de reactivos, en la formulación de estrategias a seguir para el logro de ciertos objetivos.

Las ramas de los mapas mentales, que en planeación estratégica bien podrían ser llamados ejes estratégicos, pueden contener tantas ramificaciones como sea necesario, de forma que representen las variables que requerimos tener bajo control permanente. Incluso, este tipo de mapas permiten utilizar colores para ubicar las variables a las que es necesario poner mayor atención, por tratarse de un “foco rojo” sobre el que hay que estar alerta por ser una variable exógena, es decir, aquellos aspectos que no dependen meramente de nuestro trabajo sino del contexto en el que se inserta nuestra actividad. Así entonces, se puede realizar una especie de “semaforización” en la que cada variable se ubica según su grado de importancia en el desarrollo de nuestras estrategias.

Estas son algunas instrucciones para elaborar mapas mentales, según Berthier:

1.- Utilizar un mínimo de palabras posibles.
2.- La idea central debe estar representada con una imagen clara que sintetice el tema general del Mapa Mental.
3.- Ubicar, mediante brainstorming, las ideas relacionadas con la idea central.
4.- Enlazar las ideas relacionadas con la idea central, mediante ramas.
5.- Utilizar iconos y elementos visuales que permitan diferenciar y hacer más clara la relación entre ideas.
6.- Utiliza letra de molde.

El siguiente gráfico muestra un ejemplo de un Mapa Mental con ejes estratégicos básicos. La idea principal es el tema Medios de Comunicación, las ramas que se desprenden o ejes estratégicos son Medios Impresos y Medios Electrónicos, y estos a su vez tienen subramas como Revistas, Periódicos, Radio, Televisión y Portales de internet.








Es importante mencionar que en una presentación realizada en Madrid, España, en 2002, Buzan dio a conocer los resultados extraordinarios que la implantación de su método de Mapas Mentales, ocasionó a compañías multinacionales como IBM, Oracle, Walt Disney y Boeing, así como a entidades gubernamentales como el Gobierno de Singapur. Y es que dichas compañías, según el psicólogo, obtuvieron beneficios tales como el ahorro de millones de dólares en costos por el desarrollo de proyectos, e incluso algunas corporaciones generaron diversas innovaciones que permitieron menores inversiones de capital humano y monetarias.

Se puede decir que más allá del uso que se le dé, el Mapa Mental es ante todo una herramienta creativa que despliega nuestra capacidad de dar forma a nuestros pensamientos, ya que involucra tanto las asociaciones lógicas como las emociones que generan en nosotros los objetos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido